Etiquetas

13-Oct-2019

Please reload

Posts recientes

concurso de ideas para el Cerro Las Cañas

20-Jan-2015

1/10
Please reload

Posts destacados

Red de Pasantías Vecinales

 

El proyecto Red de Pasantías Vecinales, llevado a cabo por la ONG Plan Cerro, tiene como objetivo la integración pro activa de la comunidad de los barrios de una zona afectada por el mega incendio urbano de 2014 en Valparaíso, a partir de las oportunidades que representan las obras de mejoramiento infraestructural - actualmente en fase de estudio y ejecución -, destinadas a la recuperación ambiental y mejoramiento urbano del sector.

 

La Red tendrá como base de configuración las Unidades Vecinales nº 15 y 63 del cerro Las Cañas y nº 17 y 186 del cerro El Litre. En particular, la comunidad beneficiaria llamada a ser parte de este proyecto, es aquella que habita y reconoce como un bien comunitario y potencial activo territorial y ambiental, la quebrada Pocuro. Esta es parte de la cuenca Uruguay, al estar alineada y desembocar en el cauce existente bajo esta importante avenida del Barrio Almendral, en el plan de la ciudad.

 

Esta quebrada ha sido históricamente una brecha topográfica y social entre los cerros Las Cañas y El Litre – La Cruz, dada la falta de solución hidráulica, conectividad, espacios públicos y equipamiento. Si bien contó con el funcionamiento del ascensor Las Cañas en la parte baja (1925), éste dejó de funcionar en 1982 y desde entonces por distintas razones, proliferó en la quebrada la vivienda informal y el deterioro ambiental que ayudaron a elevar las condiciones de riesgo evidenciadas en el gran incendio de 2014.

Visualización 3D de la Quebrada Pocuro, área de trabajo Red de Pasantías Vecinales y proyectos en fase de estudio y ejecución. Fuente Plan Cerro.

 

Los proyectos del Plan de Reconstrucción de Valparaíso destinados a revertir estas carencias, se encuentran alojados en distintos ministerios, existiendo un gran desafío de integración intersectorial para su avance y ejecución, lo que requiere gestiones para su coordinación por parte del municipio, en los que la participación activa de la población beneficiaria es clave.

 

A la fecha, de un total de US510MM, un 20% ha sido destinado a vivienda, mientras que del 80% restante, destinado a infraestructura, se han ejecutado obras de pavimentación y equipamiento, existiendo una cartera de obras mayores en fase de diseño. En suma, los proyectos para esta quebrada alcanzan los US60MM, proyectados al 2025 para obras de conectividad, solución hidráulica, espacios públicos y equipamiento comunitario.

 

Estado de avance mejoramiento Av. Alemania y nuevo mirador colindante a antigua estación superior de ascensor Las Cañas, abril de 2017. Foto: Gonzalo Undurraga.

 

El grueso de las obras de mayor alcance infraestructural como los Nuevos Ascensores Urbanos, la solución hidráulica y el equipamiento de salud (CESFAM), ya han superado las etapas de consulta y prefactibilidad y se encuentran algunos en evaluación y otros en etapa de ingeniería de detalle. Por tanto la transición desde el proceso inicial de participación ciudadana, a la generación de un modelo de transformación urbana ya está ocurriendo.

 

Plan Cerro ha logrado mantener una continuidad asociada a una articulación en la  interacción de los distintos actores del proceso Bottom Up – Top Down, co creando  una  relación particular entre los habitantes y las obras de infraestructura en estudio y / o ejecución, a través de diferentes iniciativas. Se ha logrado establecer en alguna medida una visión integral que conforma un acompañamiento en el complejo proceso de abordar el espacio “quebrada”, el que en la zona alta de Valparaíso históricamente supone una barrera física y sicológica, tanto para los tomadores de decisión como para la comunidad organizada de los cerros aledaños.

 

En base a una metodología multi disciplinar de trabajo, realizado por el equipo de Plan Cerro, en el que participan profesionales del ámbito de la arquitectura, la sicología social, la geografía, la biología y el urbanismo, se promueve la comprensión del habitar posible en torno a una integración urbana, desde los elementos de la infraestructura (conectividad, solución hidráulica, equipamiento, vivienda colectiva y salud), que permiten la construcción de un territorio de trabajo común. Se entienden como “Proyectos Estratégicos de Enlace”, cuya conexión de espacios programáticos permiten la mayor parte del desarrollo colaborativo barrial, al venir los programas trabajados y consensuados por la comunidad.

 

En la medida que la comunidad disponga de herramientas para ir activando sinergias, desde el empoderamiento de liderazgos locales y la afirmación de un relato cultural en base a una identidad propia, éstas podrán detonar nuevas economías internas que le otorgarán integridad y sostenibilidad a la intervención infraestructural del Estado.

 

Este tipo de transformaciones urbanas en barrios informales y de vulnerabilidad ambiental y social ha ocurrido de manera puntual en pocas ciudades del mundo. Particularmente en Latinoamérica existe una proliferación de iniciativas enfocadas en detonar estos procesos, para ciudades en las se requiere revertir factores comunes de informalidad urbana preexistente, en contextos de vulnerabilidad topográfica y geo morfológica, de modo que puedan resolver brechas de oportunidad y factibilidad en inversión pública y privada (macro inversión pública, micro inversión privada).

 

Si bien los casos más emblemáticos, mundialmente estudiados por su mayor impacto son los de Medellín en Colombia, o los de Río de Janeiro en Brasil, otros casos en Perú, México, Ecuador, Venezuela y Bolivia son ejemplos de intentos por ir encontrando soluciones a los problemas de asentamientos informales, agravados por los efectos del cambio climático y la creciente migración campo – ciudad en el mundo.

 

Modelo Nuevo Ascensor Las Cañas y equipamiento complementario, Metro Valparaíso S.A. - Municipalidad de Valparaíso. Fuente: Daniela Sánchez arqitectos (Barcelona) - Plan Cerro.

 

En un contexto global en el que estas problemáticas se acrecientan - se estima que los asentamientos informales duplicarán la cifra actual llegando a 2 billones de personas el 2030, con un 80% de la población en Latinoamérica residiendo en ciudades -, podemos afirmar que estos casos generan el interés de la comunidad académica, las agencias para el desarrollo y diversas organizaciones públicas y privadas, tanto a nivel nacional como internacional.

 

La concurrencia de estas entidades se incrementa mediante la interacción con la comunidad local, permitiendo el roce necesario y activador en tanto los gobiernos locales y centrales se ven llamados a llevar a la práctica los discursos teóricos de participación y desarrollo urbano integral que postulan las políticas públicas hacia la equidad territorial, según los patrones establecidos en programas internacionales de sostenibilidad y medio ambiente, suscritos por cada país. 

 

¿Por qué es importante este proyecto de Innova Chile CORFO?

 

Porque permite la aceleración de dinámicas que requieren una renovación permanente de compromisos establecidos con la comunidad, a lo largo del proceso descrito. Por lo general, la interacción desde nuestra experiencia, ha sido producto de proyectos con fondos subsidiados que han permitido establecer una relación intermitente en la que la asociación Plan Cerro – al igual que muchas otras - “acude” para el desarrollo de un proyecto, obteniendo de parta la comunidad la información necesaria, entregando orientaciones mediante ejercicios de participación, que sin embargo no aseguran una continuidad para la comunidad de procesos multi sistémicos, esenciales para la integración urbana.

 

La Red de Pasantías Vecinales se suma a la serie de actividades de Plan Cerro, abriendo las posibilidades para la sostenibilidad de la organización, permitiendo incorporar en esta lógica a una parte de la comunidad beneficiaria, que desde su función como actores sociales relevantes a nivel comunitario, comprenden la necesidad de contar con el estímulo (modelo de negocio) que provee una herramienta útil para lo que se podría denominar como el diseño de nuevos servicios locales, que permiten la generación de una micro economía en torno a la Reconstrucción.

 

La puesta en valor de los modos locales de habitar, mediante la creación de un servicio de pasantía para el intercambio de información empírica y académica, genera una oportunidad de interacción entre los visitantes y la comunidad, de experimentar y colaborar dentro de un proceso en construcción, participando en la incubación de conocimiento y experiencias que colaboren y faciliten detonantes de sinergias, en donde la innovación ocurre al permitir la continuidad del proceso de acompañamiento, impactando positivamente en la economía de los actores locales.

 

La proyección de los cambios esperados supone la construcción de un modelo particular de “pedagogía urbana”, que considera mejoras incrementales en la medida que la toma de decisiones pasa por la activación de la comunidad, desde una condición de habitantes a una condición de ciudadanos.

 

En el uso de la infraestructura como modelo de transformación cultural, desde la formación de ciudadanía, las pasantías coadyuvan al trabajar con habitantes conocedores del territorio, cuya activación para la comprensión multi sistémica de los fenómenos de transformación física para la recuperación ambiental y social los transforma en expertos del paisaje urbano. Esta experticia supone además la apropiación del modelo, de modo de poder establecer canales genuinos de colaboración interna y externa, para su replicación en otras latitudes.

 

 

Prueba de Concepto y Pre-validación de la solución.

 

En la triada Comunidad – Modelo – Usuarios, estos elementos convergen hacia el desarrollo del concepto. Éste se entiende como un sistema inter relacionado, que requiere de un ente articulador entre el usuario y la comunidad, el que se “apalanca” a partir del Modelo.

 

A su vez, como usuario y socios existe actualmente una oportunidad de entrelazar – desde la lógica de búsqueda de equilibrio entre la cooperación y la competencia – actividades de exploración académica y desarrollo de política pública y gestión urbana local, en base a un modelo de intercambio en el que “todos ganan”, vale decir, los socios, los usuarios, pero en relación a los beneficios que aportan a la comunidad.

 

En este lugar se sitúan, por una parte, el gobierno local (Municipio) y, por otra, la academia (nacional e internacional). De este modo, la innovación que requiere el modelo en función del concepto, obtiene insumos surgidos de la investigación académica, en relación a la realidad de la gestión y procesos de acción municipal (reconstrucción, cultura, turismo, patrimonio), en conjunto con la comunidad organizada, que se ve estimulada a participar de manera deliberativa y en base a un retorno económico básico que permite asimilar los costos que implica (tiempo, mantención de equipamiento, etc).

 

Área Comunidad Beneficiaria

 

La metodología ha consistido en un enfoque inicial en conjunto con la comunidad beneficiaria, a partir del cual se ha ido conformando el traspaso de información sobre los lineamientos estratégicos del proyecto, de acuerdo a las oportunidades detectadas y sus potenciales beneficios sociales (rentabilidad social), expresados tanto por el equipo articulador (Plan Cerro), como por los actores de la comunidad.

 

Este proceso enlaza a su vez relaciones anteriores con la comunidad de modo de integrar experiencias tanto en conjunto (iniciativas de Plan Cerro en las que ya han participado anteriormente), como otras (Conaf, QMB, talleres con universidades, etc). De este modo se establece un modelo de trabajo que se ha materializado en 4 talleres con la comunidad y una salida a terreno, en la fase de pre concepto.

 

Por otra parte se realizó una encuesta a actores clave representantes de la comunidad, en la que se testea la figura inicial del modelo de negocio planteado en los que se les ha invitado a ser integrados.

 

Área usuarios/clientes/ socios

 

Se apela a la necesidad del ámbito académico que estudia los fenómenos asociados al cambio climático y sus afectaciones en los territorios, por conocer experiencias de grupos humanos que están desarrollando cambios paradigmáticos en términos de sostenibilidad urbana.

 

Línea de Tiempo de grandes desastres en Chile, 1960 - 2017. Fuente: Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales CIGIDEN.

 

Estos grupos provenientes de universidades locales (Santiago, Valparaíso, Valdivia) y extranjeras (Estados Unidos, Francia, Brasil, Colombia), están insertos en una red de intercambio en la cual la organización Plan Cerro ya ha tenido grados de interacción a partir de las experiencias comentadas.

 

Para la exploración de posibilidades en el área de los usuarios, se debió indagar en quienes representan el mundo académico afín, como centros de investigación académica, escuelas de pre y post grado, del ámbito del urbanismo, geografía, sociología, arquitectura.

 

Por otra parte, se evaluó el proyecto en conjunto con la Municipalidad, los Directores de los Departamentos de Turismo, Cultura y Patrimonio, además de la SECPLA, encargada de Reconstrucción, para sostener los primeros lineamientos que permitan la configuración de un sistema de colaboración entre estas entidades, de acuerdo a la visión estratégica de la nueva Alcaldía Ciudadana, en el ámbito de la integración barrial y comunitaria.

 

La metodología consistió en la realización de entrevistas personales a distintos actores del ámbito docente y Municipal y la aplicación de una encuesta indagatoria enviada por correo electrónico a un universo de 163 personas, determinadas como potenciales usuarios.

 

 

 

 

Tags: