Etiquetas

13-Oct-2019

Please reload

Posts recientes

concurso de ideas para el Cerro Las Cañas

20-Jan-2015

1/10
Please reload

Posts destacados

Dossier de Plan C° en forum Raiz diseño, Centro Cultural Gabriela Mistral

30-Nov-2011

La arquitectura como origen del diseño y el desarrollo local

 

El 3o de septiembre pasado se realizó el Forum Raíz Diseño, una plataforma de promoción y transferencia de conocimientos de teoría y práctica proyectual, que reúne anualmente a destacados referentes nacionales e internacionales ligados al mundo del diseño, tendencias, comunicación y negocios creativos.

 

"Pensamos la arquitectura como origen del diseño y desarrollo local esto se da por herencia: vivimos en la herencia de "la proeza constructiva", que fue fruto del más potente desarrollo industrial y urbano jamás visto en toda la historia de Chile."

 

"Hablamos del Plan artificial de 63 Ha ganadas al mar, de la red de muros de contención que permitió el asentamiento en los cerros, del molo de abrigo, de los ascensores, del abovedamiento de las quebradas, de la consolidación de espacios públicos intersticiales. La arquitectura viene a ser el manto habitable, que en este contexto, se alimenta del diseño a partir de una nueva experiencia globalizada de vida, la que reconoce en la sustentabilidad y la compacidad del espacio urbano su más preciado valor. Esto es, el que da cabida al desarrollo en red, que por definición requiere de una innovación permanente.

En este sentido, lo que se posiciona como emprendimiento, negocio o concepto ya no es lo evidente y replicable, sinolo irrepetible, lo insospechado, lo curioso.

La creatividad implica un desarrollo permanente de una identidad propia, que robustece de manera potencial la identidad local y comunitaria. Es el mismo patrón utilizado por el señor que vende escobas, con su traje, su grito o canto, sus escobas y su recorrido: absolutamente identificable, único e irrepetible.

El riesgo es no saber distinguir el entorno, por lo tanto el riesgo es intentar introducir un concepto consolidado, foráneo y basado en la certidumbre.

En Valparaíso, ciudad marcada con el sello de una industrialización a escala amable (s. XIX), la arquitectura se revela como la técnica de la materialización vernácula de los diseños de un pueblo o cultura y hoy se vuelve punta de lanza para soñar la vieja utopía de la cohesión de las “artes y los oficios” ante la cual y como paradoja, surgen la innovación y por qué no, la vanguardia.

El diseño como factor de cambio social. Entonces, al haber vanguardia, surge el diseño como cambio social. Podríamo hablar de la Bauhaus, pero en este caso no nos referimos solo a textiles, utensilios, aparatos o muebles. Ni siquiera a arquitectura propiamente tal.

Creemos en el cambio social que implica una ciudad en la que existen competencias de downhill en bicicleta, vida en los techos, eco entre los cerros, la imposibilidad de recorrer entre dos puntos en una línea recta y por el contrario, contar con laberintos.

La ciudad es una gradería en un anfiteatro orientado hacia el nororiente. Mar, cordillera y sol para todos. El diseño es cómo el cuerpo se adapta y logra el mejor provecho de esto. El diseño, por ejemplo de la ropa, o bien lo que va de acuerdo a este clima, topografía o condiciones ambientales, es un modelo práctico cuya estética se basa el en funcionalismo. Si hablamos de lo sofisticado de un zapato ya no es el taco aguja sino la aplicación funcional a límite que deberá tener, sometido a las condiciones y exigencias extrema que este escenario exige. Luego, se convierte en un accesorio más de la identidad local. Con esto, se pone a prueba la creatividad.

Para vivir en Valparaíso hay que ser creativo, desde la forma en que estacionamos el auto, bajamos las escaleras y decidimos nuestras rutas diarias, hasta la manera en que nos vestimos, de modo de no sufrir con la "inclemencia" del territorio. Ya no somos meros consumidores de un proceso creativo exógeno. Internalizamos procesos sistémicos probados y aplicados en otras ciudades de manera estandarizada, pero para reproducirlos en una versión siempre inédita, que es resorte directo de lo único e irrepetible que surge a diario en esta ciudad.

El cambio social es re pensar lo urbano ya no desde lo moderno - excluyente, si no desde lo socialmente dinámico-incluyente. La innovación social como horizonte de las industrias creativas. Lo casero, el reciclaje, el trueque, el barrio y todo lo que se refiere a dinamizar una economía casera vuelven a posicionar la movilidad social a partir de la creatividad y el emprendimiento, pero en este caso, en un entorno que comienza a contar con una identidad estética. El almacén, la ferretería, las ferias libres, los mercados, las heladerías, las tiendas, librerías, talleres y todo el comercio de corte local o de pequeña escala se desarrolla generando una industria paralela distinta y hasta hace poco distante del sistema global de comercio conocido, que tiende a sub urbanizar las ciudades y cuya sostenibilidad en el tiempo se basa en la economía de escala y la obsolescencia programada, por lo tanto de la inestabilidad y la crisis permanente que vuelve a las ciudades megalópolis incontenibles. Luego la ecuación se da en la dinámica social de una población que confluye en un área acotada, no expandible, protegida y compacta: el Plan de Valparaiso. La red de talleres y comercio existente convive armónicamente con esta población en un sistema que se adapta desde decenios a una economía autónoma, solidaria y que fomenta la interrelación de las personas, reforzando la identidad y el sello cultural de sus vocaciones primigenias.

Una de las características más notables es que es un incentivo directo para la industria turística y toda la red de servicios asociados. La declaración de Zona de Conservación Histórica, en gran parte de los cerros y ampliada en el Plan de la ciudad protege hasta cierto punto la consolidación y desarrollo de las industrias creativas basadas en la tradición del comercio y asociatividad local. Pero Políticas Públicas que pretendan ser una respuesta a la demanda social de empleo a corto plazo y que no impliquen el desarrollo creativo de la comunidad a la cual van dirigidas, como la consolidación del comercio ambulante o el estímulo para el ingreso del retail y los grandes consorcios inmobiliarios, simplemente vuelven insostenible la regeneración del tejido urbano que se ha pretendido poner en valor con la declaratoria UNESCO.

 

Como se constituyó la agrupación Plan cerro? De manera empírica. Una anécdota: en reuniones informales se insistía en la idea de hacer un libro con 4 o 5 obras nuevas insertas en Zona Típica o de Conservación Histórica. La convocatoria entonces, por una parte, era para oficinas que hubiesen realizado una obra nueva relevante o que aportara a integrar zonas decaídas de la ciudad con buena arquitectura y un programa innovador.

 

Cómo se gestionan y construyen proyectos de rehabilitación y renovación urbana en Valparaíso? Con mucha intuición ya que no existe un mercado definido, solo tendencial. Somos parte de una generación que comenzó a "venirse a Valparaíso para quedarse". Creemos que muchos otros nacidos acá se quedarán y revertirán el fenómeno de partir a Santiago. Y también notamos un sutil movimiento de antiguas generaciones que comienzan a mirar con otros ojos su puerto de origen y piensan que es hora de volver. Por ende hablamos de un mercado que depende de factores contra cíclicos.

En ese mismo sentido se apuesta a la red global, a compradores extranjeros, a población flotante, que elije Valparaíso como destino en el mundo para probar, para estudiar, para optar por una alternativa a la oferta establecida.

Sin embargo se requiere de un apoyo decidido del Estado de Chile, que fomente la re densificación de la ciudad, su repoblamiento ordenado, con Programas de Recuperación efectivos, basados en un Plan Maestro (PLADECO), que permita reconfigurar la Corporación Municipal para alinear las Políticas Públicas adelante que permitan orientar las inversiones a futuro."